Archive for noviembre, 2011

Los “grados” de separación en Facebook

Esta idea de que en lugar de seis, son 4.7 los contactos entre dos personas cualesquiera en el mundo ha sido mal entendida y sobrevalorada.

En primer lugar, la cifra de los 4.7 llamados “grados de separación” se refiere a los usuarios de Facebook, lo que no es una gran sorpresa. Si hiciéramos algo así con los aficionados al Guadalajara, los suscriptores de Teléfonos de México o los ex-alumnos de los jesuitas, la cifra muy probablemente sería menor. No es que la tecnología nos acerque (que sí lo hace pero no es la explicación de este dato), se trata de algo más simple: si 721 millones de personas se suscriben a Facebook y lo hacen para comunicarse con sus amigos, es lógico que haya más proximidad entre esos usuarios que entre el total de la población mundial.

Además hay que recordar que, de alguna manera, ese tipo de estadísticas son promedios. No es que los 4.7 o los seis pasos se cumplan en cada par de personas de Facebook o del mundo, algunos estarán separados por dos pasos, otros por decenas. El estudio de Facebook se basa en una población en la que supuestamente no hay barreras, cualquier amigo es igual de amigo para el conteo. Por supuesto, esas personas que aparecen como amigas, con frecuencia no se conocen realmente o no estarían dispuestos a que algunos de esos amigos tuvieran que ver con ellos algo más que ver sus fotos de vacaciones y sus anuncios de que entraron a cierto restaurante.

El otro día un comentarista dijo que conforme más personas se suscribieran a Facebook la cifra disminuiría. Habría que hacer cálculos (que desgraciadamente exceden mi conocimiento de las matemáticas), pero, en principio, tengo la impresión de que la distancia entre los usuarios no variará por el mero incremento de usuarios sino por la cantidad de vínculos (amigos) que ellos establezcan. La tecnología posibilita el acercamiento pero no acerca por sí misma, nos necesita a nosotros.

Leave a Comment

Que la izquierda eligió candidato presidencial, según Lorenzo Meyer

Lorenzo Meyer en su artículo de hoy en Reforma dice ¿ingenuamente?: “La izquierda partidista mexicana (…) pudo elegir candidato presidencial sin recurrir a la carnicería fraticida”. ¡Pero si la izquierda no eligió nada! Las dos figuras con más poder (y sobre todo la que tiene más poder, López Obrador), decidieron cómo dar salida a sus aspiraciones incompatibles y los partidos de izquierda sólo acataron la decisión.

Lo curioso es que al describir el procedimiento seguido, el mismo Lorenzo Meyer dice “Las dos cabezas visibles de la contienda interna, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y Marcelo Ebrard, acordaron acudir a una encuesta para determinar quién contaba con más apoyo y plegarse al resultado”. No hay un proceso interno organizado por los partidos de izquierda, sólo un acuerdo entre los líderes, en la mejor tradición de los partidos mexicanos. La aparente ausencia de “carnicería fraticida” no es un cambio en el PRD, sus tribus siguen dándose con todo y AMLO sigue siendo la figura con más poder que, como hace seis años, no tuvo mayor problema para ser el candidato presidencial.

Por supuesto, los acuerdos entre las élites no son exclusivos del PRD y los demás partidos de izquierda. Sólo me llama la atención el astigmatismo (creo que la dificultad para “la visualización de detalles sutiles, ya sea de cerca o a distancia” es un símil más apropiado en este caso) de los lopezobradoristas.

Leave a Comment

Si Ebrard gana, ¿cómo lo podría ayudar AMLO?

Marcelo Ebrard declaró ayer según El Universal que “el que pierda (la encuesta para seleccionar al candidato de la izquierda a la presidencia de la República) tiene que ayudar al que gane”. Que el precandidato perdedor se una a la campaña presidencial del ganador es la consecuencia natural de una elección interna en la mayoría de los partidos. Sin embargo, en caso de que Ebrard resulté favorecido por la encuesta, el tipo de ayuda que podría esperar de Andrés Manuel López Obrador y sus amigos podría ser diferente a lo ordinario.

López Obrador ha perdido atractivo entre la población que no pertenece al núcleo duro de simpatizantes de la izquierda. No sólo eso, después del plantón de Reforma, muchos de los que votaron por él en ese segmento de la ciudadanía, empezaron a rechazarlo.

Por lo anterior, quizá la mejor ayuda que López Obrador podría dar a Ebrard, en caso de que este último ganara la candidatura de la izquierda, sería no hacer nada: no declarar, no hacer ver a Ebrard como representante de sus posturas radicales, no estorbar.

Leave a Comment